ENLACES

Autora: Ana Muñoz

ENLACES

¿Cómo se contagia el resfriado?

El virus del resfriado se contagia de dos modos diferentes: a través del aire y mediante contacto directo. Cuando una persona resfriada exhala, tose o estornuda, el virus es lanzado al aire en minúsculas gotitas de saliva. La persona que inhala estas exhalaciones puede contraer la enfermedad.

La otra forma de transmisión, el contacto directo, significa que se puede contagiar al tocar la propia nariz u ojos. Es decir, la persona enferma puede tener el virus en sus manos (por haberse tocado la nariz, haber tosido sobre sus manos, etc.) y al tocar las manos de otras personas o ciertas superficies, como pomos de puertas, teléfonos, etc., deposita el virus en dichos lugares, donde puede vivir durante varias horas. Si otra persona toca esos lugares contaminados y luego se lleva las manos a la boca, la nariz o los ojos, el virus puede penetrar en su organismo y causarle la enfermedad.

¿Qué puedes hacer para romper esta cadena de transmisión?

Si tienes un resfriado tómate unos días de baja. Muchas personas insisten en ir al trabajo o escuela. Esto aumenta el riesgo de contagiar a los demás y aumenta el tiempo que tarda en curarse el resfriado. Si es posible quédate en casa un día o dos.

Mantén tus manos alejadas de tus ojos, boca y nariz. Así, si tus manos están contaminadas por haber tocado algo que contenía el virus o por haber dado la mano a alguien resfriado, el virus no penetrará en tu organismo.

Lávate las manos con frecuencia. Si estás resfriado lava tus manos para no contagiar a otros, y si no lo estás, lávalas como prevención, sobre todo antes de comer. Los investigadores de la Purdue University hicieron que niños entre 3 y 5 años en una guardería se lavaran las manos con frecuencia. Luego los compararon con niños de otra guardería donde no se hizo que se lavaran las manos. Los niños que se lavaron las manos con frecuencia tuvieron menos resfriados que los otros niños.

Utiliza productos de limpieza desinfectantes. Los virus del resfriado pueden sobrevivir varias horas en mostradores, teléfonos y otras superficies duras. Pero los desinfectantes, como la lejía, pueden matarlos.

Usa pañuelos desechables y tíralos después de usarlos una vez. Si usas pañuelos de tela, cada vez que lo saques del bolsillo, contaminarás tus dedos al tocarlo.

Si estás resfriado, cubre tu boca con la mano cuando tosas, para reducir el número de partículas de virus que esparces en el aire. Lávate las manos después.

COOKIES. Esta página utiliza cookies. Seguir navegando implica que las aceptas.

ENLACES

Cosmética natural y complementos alimenticios