ENLACES

Autora: Ana Muñoz

La enfermedad de Meniere es un trastorno del oído interno que causa episodios de vértigo, zumbidos en los oídos, una sensación de plenitud o de presión en los oídos y una pérdida de audición que va y viene. La parte del oído afecta es el laberinto, que incluye la cóclea y los canales semicirculares.

Síntomas de la enfermedad

Un ataque típico de síndrome de Meniere suele estar precedido de una sensación de tener el oído lleno. Los cambios en la audición o en el zumbido también pueden producirse antes del ataque. El episodio típico de Meniere está formado por vértigo (sensación de que todo gira a tu alrededor), desequilibrios, náuseas y vómitos. El ataque promedio suele durar entre 2 y 4 horas. Tras un ataque severo, la mayoría de las personas se sienten agotadas y necesitan dormir durante unas horas.

Los ataques de Meniere pueden ocurrir en grupo. Es decir, pueden darse varios ataques en un corto periodo de tiempo. Sin embargo, pueden pasar incluso años entre los distintos episodios o ser más frecuentes, variando enormemente de una persona a otra. Entre estos ataques, la mayoría de las personas no tiene síntomas o notan un ligero desequilibrio y zumbidos en el oído.

El síndrome de Meniere suele comenzar en un oído pero en ocasiones se extiende también al otro.

Causas de la enfermedad

No se conoce la causa de esta enfermedad, aunque hay diversas hipótesis:

1. El ataque del síndrome de Meniere se produce como consecuencia de las fluctuaciones en la presión del líquido que se encuentra en el oído interno. Un sistema de membranas llamado laberinto contiene un líquido que recibe el nombre de endolinfa. Cuando la presión aumenta, las membranas de dilatan ocasionado el ataque.

2. La enfermedad inmunitaria puede contribuir a los síntomas del síndrome de Meniere. La asociación que se ha encontrado entre el síndrome de Meniere y la enfermedad de la tiroides, alergias y elevados niveles de inmunocomplejos y linfocitos activados sugieren una respuesta alterada del sistema inmunitario.

3. Algunos autores han sugerido la existencia de virus como causa de la enfermedad, aunque los datos son contradictorios.

4. Los genes parecen jugar también un papel en algunas personas, aunque aún está por demostrar.

Qué puedes hacer durante un ataque

Durante un ataque, túmbate en una superficie firme y quédate lo más quieto posible, con los ojos abiertos y fijos en un objeto que no se mueva. No bebas nada de agua porque es muy probable que te haga vomitar. Quédate así hasta que el vértigo severo pase; luego, levántate lentamente. Cuando termine el ataque es probable que sientas un gran cansancio y necesites dormir durante varias horas.

Si el vómito persiste y no puedes beber agua durante más de 24 horas (12 horas en caso de niños) contacta con tu médico.

Este sitio usa cookies. Seguir navegando implica que las aceptas. 

ENLACES

Plantas y suplementos

 

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES

En ellas podrás ver todos los artículos nuevos de Cepvi.com:

Facebook

Google +

Twitter

 

 

 APORTACIÓN

  ¿Deseas colaborar con una aportación económica? Haz clic en el botón: