ENLACES

Autora: Ana Muñoz

1. Mal aliento. Ningún otro remedio natural refresca el aliento tanto como el perejil. Esta planta es rica en clorofila, un compuesto de las plantas verdes que mata las bacterias que causan mal olor. Mastica un poco después de comer cebollas crudas o ajo o siempre que tu aliento huela mal.

2. Acné, manchas o imperfecciones en la piel. Para acabar con el acné rápidamente, ten a mano un tarro cerrado de este remedio natural: Combina 2 cucharas soperas de arcilla verde, 1 cuchara sopera de sello dorado (Hydratis canadensis), 2 ó 3 gotas de aceite del árbol del té (Melaleuca alternifolia) y suficiente agua para formar una pasta. Aplica la pasta en la mancha o grano o cualquier otro defecto al acostarte y déjela toda la noche. La arcilla seca la grasa que obstruye los poros y el sello dorado y aceite del árbol de té matan las bacterias que causan la infección.

3. Ampollas. No hagas estallar las ampollas, no importa lo tentador que sea. Hacer eso aumenta la probabilidad de infección. En vez de eso, utiliza una bola del algodón empapada en Hamamelis virginiana para limpiarte el área al menos cuatro veces al día. El hamamelis contiene taninos astringentes que absorben el líquido de la ampolla y alivian el dolor aumentando la circulación. También contiene alcohol, que tiene un efecto secante.

4. Olor corporal. Si tu olor corporal persiste a pesar de una higiene adecuada, tu problema puede deberse a poros obstruidos. Cuando tu piel no puede eliminar correctamente las toxinas del cuerpo, se produce el mal olor. Cepillar en seco tu piel suavemente justo antes de cada ducha exfolia la piel muerta que atrapa las toxinas causantes del mal olor. Encontrarás cepillos para el cuerpo en la mayoría de las droguerías. Si te cepillas con movimientos largos y suaves que se mueven hacia tu corazón, también mejorarás la circulación, lo cual ayudará a tu cuerpo a desintoxicarse más eficazmente. (Esto no eliminará la necesidad de usar desodorante, pero necesitarás usarlo menos).

5. Contusiones. El árnica, un popular remedio para el dolor muscular, es también la mejor apuesta para curar las contusiones rápidamente. Tan pronto como te golpees la rodilla u otra parte del cuerpo o notes una hinchazón o decoloración, frota suavemente un poco de esta crema homeopática en ella. El árnica disminuye la inflamación y aumenta la circulación, favoreciendo así que la sangre coagulada que da ese color oscuro a tu piel se elimine más fácilmente.

6. Quemaduras. Tal vez conozcas el aceite esencial de lavanda (Lavandula angustifolia) por su aroma relajante, pero puedes utilizarlo también para eliminar el dolor de una quemadura de primer grado (la clase de quemadura que puedes tener al tocar una sartén caliente). Este aceite no solo acelera el proceso curativo y evita la cicatriz, sino que también combate las bacterias en la piel nueva y vulnerable. Primero limpia suavemente la quemadura con jabón y agua. Luego mezcla una parte de aceite esencial puro de lavanda y tres partes de un aceite portador, como el de almendra o aceite de oliva, y aplica la mezcla en la quemadura por lo menos tres veces al día, dejando la herida descubierta.

Este sitio usa cookies. Seguir navegando implica que las aceptas. 

ENLACES

Plantas y suplementos

 

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES

En ellas podrás ver todos los artículos nuevos de Cepvi.com:

Facebook

Google +

Twitter

 

 

 APORTACIÓN

  ¿Deseas colaborar con una aportación económica? Haz clic en el botón: