ENLACES

Autora: Ana Muñoz

ENLACES

Mareo

Cuando varias personas dicen estar mareadas pueden estar haciendo referencia a sensaciones diferentes. Por este motivo, podemos clasificar el mareo en tres apartados:

1. Los mareos son frecuentemente provocados por los movimientos del barco, sobre todo en la mar gruesa, del tren y del avión, principalmente cuando hay mucha turbulencia, o del coche, sobre todo cuando hay muchas curvas.

Estos síntomas pueden ser producidos por una estimulación del órgano del equilibrio, que está situado en el oído interno, y que identifica los cambios de posición de la cabeza, enviando la información al cerebro. Las sensaciones de la vista y las del órgano del equilibrio parecen estar íntimamente relacionadas con las sensaciones de mareo; por ello, los ciegos y los sordos tienen menor predisposición a padecer mareos.

2. La persona que dice estar mareada puede referirse a una sensación de estar a punto de desmayarse. Suele ser debido a que no está llegando suficiente sangre al cerebro, lo cual puede suceder debido a una disminución repentina de la presión sanguínea, por ejemplo si la persona está deshidratada a causa del vómito, la diarrea, fiebre u otras causas.

Cuando, tras estar un rato sentados o tumbados, nos levantamos de golpe, el sistema circulatorio pone en marcha unos mecanismos automáticos que permiten que la sangre siga llegando a la cabeza con la misma fuerza con que lo hacía estando tumbados sin tener que vencer la fuerza de la gravedad. De ello se encarga el sistema nervioso autónomo. Algunas enfermedades como la diabetes o el alcoholismo pueden lesionar este sistema autónomo y producir problemas de hipotensión ortostática; es decir, la disminución de la presión sanguínea que se produce al incorporarse tras estar tumbado o sentado. También algunos medicamentos, como por ejemplo algunos antihipertensivos. 

En otras ocasiones, puede suceder que sea correcto el volumen de sangre circulante pero falle la presión por un problema a nivel de la bomba que la impulsa, el corazón. Trastornos cardíacos como arritmias de todo tipo, dificultades de paso a través de cualquier válvula del corazón (especialmente la válvula aórtica) pueden dar mareos y hasta síncopes.

Por último, existen personas que padecen una hipotensión ortostática constitucional, generalmente de poca importancia. Aunque tal vez la causa más frecuente de mareos de este tipo es la hipotensión esencial. Es decir, las personas que habitualmente tienen la tensión arterial baja, sin que esto suponga un problema importante.

3. En otras ocasiones, al usar la palabra mareo, una persona hace referencia a la sensación de inestabilidad, de pérdida de equilibrio, como si estuviera borracho sin haber bebido. La causa más frecuente es de origen psicológico; por ejemplo, en casos de depresión o ansiedad.

COOKIES. Esta página utiliza cookies. Seguir navegando implica que las aceptas.

ENLACES

Cosmética natural y complementos alimenticios