ENLACES

Autora: Ana Muñoz

Las flores de Bach constituyen un método terapéutico que utiliza las flores de plantas con propiedades curativas para restablecer la salud física y mental.

El doctor Edward Bach

Este método fue desarrollado por el doctor Edward Bach, nacido en 1886 en Inglaterra. A los 20 años comenzó sus estudios de medicina. Tras un tiempo ejerciendo la medicina mediante los métodos tradicionales comenzó a a sentirse cada vez más insatisfecho y decidió comenzar a investigar, interesándose en la enfermedad crónica.

Sus investigaciones lo llevaron a relacionar la enfermedad crónica con la toxemia intestinal, de modo que decidió preparar una vacuna basándose en dichos gérmenes. Su éxito en este empeño le animó a continuar sus investigaciones sobre la toxemia intestinal y en 1920 publica sus resultados en las actas de la Real Sociedad de Medicina.

Tras aceptar un puesto como bacteriólogo en el Hospital Homeopático de Londres, entra en contacto con la medicina homeopática. Integrando las ideas de Hahnemann con las propias, decide preparar sus vacunas mediante la técnica homeopática, creando así una vacuna oral (nosode). De este modo preparó siete vacunas, sobre la base de siete tipos de bacterias que Bach aisló en el intestino de enfermos crónicos. Sus siete nosodes tuvieron una amplia aceptación tanto dentro de la medicina homeopática como entre la medicina tradicional (o alopática).

Conforme utilizaba los nosodes se dio cuenta de que a cada uno de ellos le correspondía un tipo diferente de personalidad humana y comenzó a indicarlos según las características temperamentales de sus pacientes. Sin embargo, los nosodes no curaban todas las enfermedades, sino sólo cierto tipo. Además, se sentía insatisfecho con el tipo de remedios que usaba, la bacteria intestinal, pues pensaba que deberían utilizarse medios más puros. Así fue como comenzó a interesarse por las plantas y encontró algunas que tenían efectos similares a los grupos bacterianos.

Gran observador como era de la naturaleza humana, llegó a la conclusión de que toda la humanidad podía clasificarse dentro de un número definido de tipos, de modo que los individuos del mismo tipo, aunque no padeciesen las mismas enfermedades, sí reaccionarían de la misma forma ante ellas.

Este sitio usa cookies. Seguir navegando implica que las aceptas. 

ENLACES

Plantas y suplementos

 

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES

En ellas podrás ver todos los artículos nuevos de Cepvi.com:

Facebook

Google +

Twitter

 

 

 APORTACIÓN

  ¿Deseas colaborar con una aportación económica? Haz clic en el botón: