ENLACES

Los siguientes remedios homeopáticos son los más utilizados en casos de trastornos emocionales y síntomas psicológicos (ansiedad, depresión, nerviosismo, miedo, irritabilidad...). 

Acidum phosphoricum

Desinterés, indiferencia, apenas es capaz de sentir algo, no tiene ganas de nada, pérdida de apetito. No es capaz de encontrar las palabras oportunas ni coordinar sus ideas. Le resulta muy difícil concentrarse en su trabajo, da la impresión de estar distraído o ausente, se le olvida lo que tiene que hacer, nada le importa. Esta muy triste, no quiere hablar con nadie, solo que lo dejen solo. No tarda en producirse también un agotamiento físico que le obliga a acostarse. Suele caer en este estado cuando tiene grandes preocupaciones, nostalgia, decepciones, agravios, desplantes, problemas amorosos.

Aconitum

Miedo a morir, pánico intenso, ataques de pánico, fuertes palpitaciones, rostro enrojecido, sensación de que todo se mueve a su alrededor, le falta el aire. Miedo cuando está entre mucha gente, en espacios estrechos (claustrofobia), miedo a salir de casa. Todo le angustia y le entristece. Se altera por pequeñeces que antes le pasaban inadvertidas, se sobresalta. Sensación de constricción en la cabeza, con calor y dolor. El corazón le palpita con rapidez, aumentando la inquietud, la angustia, el miedo a morir.

Argentun nitricum

Miedo en situaciones concretas: a las alturas, a espacios estrechos, aglomeraciones, colas. Ansiedad de anticipación: miedo a los exámenes, las entrevistas, a actuar en público, a llegar tarde. Siempre tiene prisa. Si en la calle se ve rodeado por el gentío, se siente agobiado de repente, con angustia, y un miedo a que los edificios se le caigan encima que se apodera de él o ella de repente. Miedo a emprender algo. Necesidad de compañía, la idea de quedarse solo le aterra. Los disgustos, las preocupaciones y los esfuerzos físicos o intelectuales le abruman. A veces reacciona con gran mal humor y antipatía. Cuando más se prolonga esta situación mayor es su apatía e indiferencia. Se vuelve triste, taciturno e insociable. Tiene fases de excitación en las que pensamientos desagradables se agolpan en su mente y le agobian y desesperan.

Staphisagria

Sentimientos reprimidos, hipersensibilidad, se siente ofendido por cualquier cosa. Se traga sus sentimientos y reprime su agresividad, no exterioriza su exasperación. Da la impresión de estar siempre a punto de estallar. Pierde el control, lanza objetos contra el suelo o contra la pared. Trastornos que aparecen después de un disgusto, una discusión o una preocupación. No sabe imponer sus convicciones y siempre acaba cediendo en debates o discusiones, le falta carácter para imponerse. Es una persona bondadosa, amable, sensible, que odia las discusiones y las injusticias. Le cuesta superar las humillaciones. Está cansado, le tiemblan las manos, no tiene ganas ni fuerzas para hacer nada, su capacidad de concentración y rendimiento intelectual están mermados. El sexo desempeña un papel importante en su vida, pero debido a su represión interna, su satisfacción se realiza más en la imaginación que en la realidad.

Este sitio usa cookies. Seguir navegando implica que las aceptas. 

ENLACES

Plantas y suplementos

 

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES

En ellas podrás ver todos los artículos nuevos de Cepvi.com:

Facebook

Google +

Twitter

 

 

 APORTACIÓN

  ¿Deseas colaborar con una aportación económica? Haz clic en el botón: