ENLACES

Autora: Ana Muñoz

ENLACES

Consulta: Trabajo en esta empresa desde hace cinco años. Durante estos años he sido testigo de continuos maltratos verbales por parte del Presidente hacía el resto del personal (su secretaria, directivos, comerciales, mensajeros) y últimamente los he sufrido directamente (insultos, descalificaciones, amenazas, etc.). Según he leído este Sr. encaja dentro del perfil del Narcisista.

Últimamente está más agresivo que nunca. El último "ataque" que he sufrido hace dos días me ha afectado muchísimo (me llamó inútil, que no servía para nada, "sudaca" -soy Española pero he vivido mucho tiempo en Venezuela- en mitad de una reunión, delante de algunos compañeros y otros directivos). El ambiente de trabajo aquí es terrible. Todo el mundo vive en pánico. Por otro lado, su secretaria, cuyo puesto de trabajo está muy cercano al mío no para de contarme detalles de las atrocidades que este Sr. dice, de todo lo que ella ha sufrido durante 12 años, y también, de vez en cuando soy objeto de su agresividad. Esta situación no es diferente a la que llevo viviendo durante estos cinco años, pero siento que no aguanto más. Duermo demasiado, tengo pesadillas, etc.

Cuando se produjo el último incidente hablé con este Sr. a solas, le explique de muy buenas formas que sus los gritos y los malos tratos me afectan y que no puedo trabajar así. He pensado poner una denuncia pero no cuento con testigos y aquí la legislación no está muy clara al respecto.

Quisiera consejo sobre como tratar a este señor, o como conseguir que esta situación no me afecte. Cambiar de trabajo es muy complicado, por no decir imposible, además tengo una experiencia laboral anterior en España y también existía maltrato por parte de los dos dueños de la empresa.

Respuesta: En primer lugar, si esta persona os puede tratar de ese modo es, en buena parte, debido a que estáis dependiendo de él para tener un puesto de trabajo que teméis perder si os rebeláis contra él. Este miedo a quedaros sin trabajo es lo que le da todo el poder sobre vosotros. Por tanto, perder ese miedo es lo primero que tienes que hacer. Piensa que si te despide, tendrás derecho a una indemnización y a cobrar el paro durante un tiempo, que puedes denunciarlo por despido improcedente (y eso él lo sabe), que la ley está de tu parte y que puedes encontrar otro trabajo, aunque sea complicado.

Después de todo, el estrés de estar sin trabajo y ponerte a buscar uno nuevo no va a ser mayor que el que estás viviendo ahora. Por otra parte, no hay ningún motivo para pensar que no vayas a encontrar nada (los periódicos están llenos de ofertas y es cuestión de empezar a ir a una entrevista tras otra). Por tanto, no consideres como algo horrible la posibilidad de un despido, ni seas pesimista respecto a la posibilidad de encontrar otro mejor y con buen ambiente de trabajo. Si quieres hacer algo no te queda más remedio que correr ese riesgo. Una vez perdido el miedo; una vez que seas capaz decirte a ti misma: "voy a hacer valer mis derechos y si me despide, pues qué se le va a hacer, cobraré el paro, buscaré otra cosa y seguiré buscando hasta encontrar", entonces serás capaz de enfrentarte a él. En el mismo momento en que te esté insultando o gritando dile, con un tono firme pero sin gritar ni enfadarte, que no te vuelva a hablar de ese modo y que no vuelva a insultarte. Si lo niega, repite exactamente sus frases y dile que eso para ti es un insulto y un maltrato. Explícale lo que significa para ti su comportamiento.

Si no cambia, plantéate también la posibilidad de decirle que su comportamiento es un delito y que si continúa no tendrás más remedio que ponerle una denuncia. Si necesitas pruebas busca el modo de conseguirlas, busca el apoyo de tus compañeros, graba vuestras conversaciones, etc. Pero ten presente que sólo cuando pierdas el miedo al despido podrás empezar a llevar a cabo estrategias para solucionar este problema, eligiendo entre las distintas opciones.

COOKIES. Esta página utiliza cookies. Seguir navegando implica que las aceptas.

ENLACES

Cosmética natural y complementos alimenticios