ENLACES

Autora: Ana Muñoz

ENLACES

En la aparición de la úlcera intervienen diversos factores (genética, infecciones, déficits alimentarios, tabaco alcohol, etc.) Entre estos factores se encuentran también los psicológicos, que juegan un papel importante en su aparición y evolución.

El estado emocional influye sobre la actividad gástrica, y determinadas emociones producen reacciones específicas. Por ejemplo, emociones como la ira, rabia o frustración se asocian a un aumento de la actividad estomacal, sobre todo si la persona se calla y no expresa esas emociones; mientras que la depresión y el miedo producen el efecto contrario, disminuyendo la actividad del estómago.

Cómo influyen las emociones en la aparición de la úlcera

Las emociones pueden producir ulceraciones:

  • Directamente, al desencadenar una actividad gástrica anormal.
  • Indirectamente, al dar lugar a comportamientos desadaptativos, como la ingesta de alcohol.

Las personas con úlceras suelen haber vivido cambios significativos e importantes en sus vidas antes de la aparición de las úlceras; sobre todo las personas con úlcera duodenal.

No existen acontecimientos determinados que den lugar a úlceras, sino que es la evaluación que hace la persona de dicho acontecimiento lo que va a determinar su respuesta. Es decir, la forma en que lo interpreta y el significado que considera que tiene. Esta evaluación determina, a su vez, las emociones sentidas y las repuestas motoras que la persona pone en marcha para hacer frente al estresor. En el caso de las úlceras, la evaluación predominante está relacionada con emociones de enfado y resentimiento, especialmente cuando la expresión de las mismas se inhibe, así como una respuesta pasiva en la que la persona se limita a resistir o soportar la situación.

De este modo, se establece una situación de conflicto, pues por un lado se evalúa la situación como amenazante, y por otro lado no se hace nada para eliminarla, ni tan siquiera se produce la expresión de las emociones. Por tanto, se da una discrepancia entre la evaluación y la respuesta. Además, las emociones no expresadas actúan como un estresor interno mantenido en el tiempo, que provoca una respuesta de activación continuada, la cual implica principalmente al eje endocrino. Veamos esto con más detalle:

Cuando se percibe la situación como amenazante se produce la activación de un primer eje, el sistema nervioso simpático (que no repercute en el desarrollo de la úlcera). Esta activación prepara al organismo para hacer frente físicamente al estresor. Para ello, este sistema traslada los recursos de aquellos sistemas u órganos implicados en tareas a largo plazo (sistema reproductor, digestivo, de excreción...) a aquellos otros necesarios para la acción de lucha que se necesita en ese momento (brazos, piernas...).

COOKIES. Esta página utiliza cookies. Seguir navegando implica que las aceptas.

ENLACES

Cosmética natural y complementos alimenticios