ENLACES

Autora: Ana Muñoz

ENLACES

El hipertiroidismo consiste en un aumento patológico de la actividad de la glándula tiroides, con secreción excesiva de las hormonas tiroideas T3 y/o T4. Los síntomas son los siguientes:

  • Manifestaciones cardiovasculares (taquicardia, palpitaciones)
  • Manifestaciones en la piel (sensación de humedad, vasodilatación y sudoración, manos húmedas y calientes).
  • Manifestaciones musculares (debilidad, temblor fino en dedos y manos, fatigabilidad).
  • Manifestaciones nerviosas (excitabilidad, irritabilidad, labilidad emocional, insomnio).
  • Otras manifestaciones posibles: bocio, exoftalmos (ojos saltones), pérdida de peso, intolerancia al calor, aumento del apetito, falta de fuerzas.

Muchos de estos síntomas se deben al incremento de la actividad metabólica como resultado del aumento de las hormonas tiroideas.

El hipertiroidismo está también caracterizado por la presencia de múltiples síntomas psicológicos, como ansiedad, depresión, irritabilidad, labilidad emocional (son personas que lloran con facilidad sin poder controlarse), hiperactividad, nerviosismo y dificultad para concentrarse. Pueden darse también delirios y alucinaciones.

Causas

Se considera que existen causas diversas en el origen del hipertiroidismo, incluyendo factores genéticos (hereditarios), autoinmunes, infecciosos, congénitos, yatrogénicos y, sobre todo, psicológicos. De hecho, muchos autores consideran que el hipertiroidismo es una enfermedad psicosomática.

Factores psicológicos en el origen del hipertiroidismo

Graves (1835) fue el primero en describir este síndrome. Ya entonces, este autor señaló que existía una estrecha relación entre la aparición del síndrome y los trastornos emocionales.

Autores posteriores han constatado que el hipertiroidismo (también llamado síndrome de Basedow) ocurre con frecuencia tras severas crisis emocionales o trastornos psicológicos. En el 85-95 % de los enfermos hipertiroideos existe algún antecedente psicológico, generalmente un trauma emocional, que provocó la aparición del síndrome.

Bram (1967), en uno de los trabajos más extensos sobre la implicación de los trastornos emocionales en la aparición del hipertiroidismo, describió tres categorías de causas psicológicas:

a) Severos peligros para la vida, como guerras, terremotos, naufragios, etc. Se da en el 13 % de los casos.

b) Reacciones de terror ante operaciones quirúrgicas o partos. Se da en el 11 % de los casos.

c) Trastornos emocionales crónicos como inseguridad, preocupación excesiva, pena (por fracasos, pérdidas, etc.) Se observo en el 61 % de los casos.

Los mecanismos psicológicos pueden provocar hipertiroidismo actuando de forma tanto crónica como aguda. En las formas agudas, el bocio exoftálmico puede aparecer a los pocos días o incluso a las pocas horas del trauma psicológico.

COOKIES. Esta página utiliza cookies. Seguir navegando implica que las aceptas.

ENLACES

Cosmética natural y complementos alimenticios