Autora: Ana Muñoz

1. Alimentación

Si tienes unos niveles elevados de colesterol, debes evitar las grasas saturadas y las hidrogenadas o parcialmente hidrogenadas (también llamadas trans), que se encuentran en alimentos como carnes, manteca, productos lácteos enteros, salsas, bollería industrial, galletas, dulces, caramelos. Esto no solo bajará tus niveles de colesterol sino que también disminuirá tu riesgo de enfermedad cardiaca en el futuro. También deberás evitar los productos a base de trigo no integral, como el pan blanco, así como el arroz blanco (toma arroz y trigo integrales).

2. Tabaco

Dejar de fumar puede disminuir los niveles de colesterol LDL (colesterol "malo") y elevar los niveles de colesterol HDL (colesterol "bueno").

3. Falta de ejercicio

Hacer un ejercicio moderado no solo hace que tu salud general sea mejor, sino que te ayudará a normalizar tus niveles de colesterol. Las investigaciones se han centrado sobre todo en la influencia de ejercicios aeróbicos y se ha visto que ayudan a disminuir el colesterol LDL y a aumentar el HDL. Los ejercicios acuáticos, como nadar, tienen un efecto similar. Aunque se ha investigado menos, parece que el yoga, el tai-chi y caminar pueden también servir de ayuda. Haz al menos 30 minutos de ejercicio la mayor parte de los días.

4. Enfermedades

Ciertas enfermedades, como síndrome metabólico, diabetes o enfermedades de la glándula tiroides pueden elevar los niveles de colesterol. Si padeces alguna de estas enfermedades asegúrate de que recibes el tratamiento adecuado y de que llevas el estilo de vida y alimentación apropiados. Si controlas bien estas enfermedades, podrás reducir tus niveles de colesterol.

5. Medicamentos

Algunos medicamentos pueden producir un aumento de los niveles de colesterol. Por tanto, asegúrate de que conoces los efectos secundarios de los medicamentos que tomas y si alguno de ellos está aumentando tu colesterol, habla con tu médico para que lo cambie.