Autora: Ana Muñoz

Si has recibido un diagnóstico de esquizofrenia, probablemente te estás preguntando qué va a pasar ahora y es muy posible que sientas confusión, miedo y preocupación sobre tu futuro. Ya sabías que algo marchaba mal pero ahora tienes un diagnóstico y una palabra que puede ser aterradora inunda tu mente: esquizofrenia.

¿Qué se supone que vas a hacer ahora? ¿Qué pasará contigo y con tu vida? En realidad, hay muchas cosas que puedes hacer para empezar a recuperar el control de tu vida:

1. Toma la medicación

Los fármacos son muy importantes para controlar los síntomas de esquizofrenia. Son el primer paso en el tratamiento y deberías tomarlos tal y como te ha indicado tu médico. Si no te gusta la idea de tomar medicación, recuerda que NO es lo único que puedes hacer para combatir tu enfermedad pero será necesaria para que puedas llevar a cabo todo el duro trabajo que tienes por delante.

2. Aprende todo lo que puedas sobre la esquizofrenia

Existen muchas ideas falsas sobre la esquizofrenia porque la mayoría de la gente no sabe realmente lo que es o lo que significa padecer esta enfermedad. Es importante que la conozcas bien. Algunas personas creerán que estarás teniendo alucinaciones o comportándote de manera extraña todo el tiempo y pueden sentir miedo. Por ese motivo, tendrás también que instruir a tus seres queridos para que sepan qué pueden esperar.

Cuando empieces a aprender sobre tu enfermedad, trata de responder a estas preguntas:

  • ¿Cuál es tu tipo de esquizofrenia?
  • ¿Cuáles son los síntomas de esta enfermedad y cuáles de ellos estás experimentando?
  • ¿Qué tipo de medicación tendrás que tomar y qué efectos producirá en ti, incluyendo los efectos secundarios?
  • ¿Cuál es el pronóstico? ¿Qué puedes esperar en el futuro?
  • ¿Cuáles son los tratamientos disponibles, incluyendo fármacos y psicoterapia y qué puedes esperar de ellos?

3. Haz psicoterapia

La psicoterapia es una parte esencial del tratamiento de la esquizofrenia. Solo ella puede curarte realmente o hacerte mejorar lo suficiente como para llevar una vida bastante normal. Los fármacos sirven para controlar tus síntomas de modo que estés en disposición de realizar una psicoterapia pero ellos no te curarán.

La terapia cognitivo-conductual mejora el funcionamiento diario, los síntomas y la calidad de vida incluso de personas con esquizofrenia severa. “Esta intervención puede ayudar a estos pacientes a mejorar hasta el punto de que puedan pasar al siguiente nivel de funcionamiento psicológico. Es decir, pueden pasar de estar desempleados a trabajar como voluntarios a tiempo parcial; de no estudiar a acudir a clases nocturnas; de no tener ningún contacto social a hacer un amigo o dos”, explica el psicólogo Paul Grant (Perelman School of Medicine, University of Pennsylvania).

La psicoterapia usa junto con la medicación antipsicótica y otros servicios de ayuda que pueda proveer la comunidad en que vives.

¿Cómo puede ayudarte la terapia cognitivo-conductual?

- Puede reducir tanto los síntomas positivos como los negativos.

- El entrenamiento en técnicas de afrontamiento puede ayudarte a afrontar la adversidad (incluyendo la esquizofrenia misma y otros problemas que surjan en tu vida).

- Las personas con esquizofrenia creen a menudo que los demás los rechazan y se sienten ansiosos a la hora de lidiar con los conflictos otras personas, lo que puede agravar los síntomas psicóticos. La terapia cognitiva puede ayudarte en ese sentido.

- Algunas personas con esquizofrenia necesitan entrenamiento incluso para realizar tareas simples, como compartir tareas con miembros de la familia y aceptar reglas sobre cuáles son las conductas apropiadas (y cuáles no) en casa o en otros lugares. Un psicólogo te enseñará lo que necesites aprender.

- Los síntomas negativos, como retirada social, falta de motivación, falta de impulso para alcanzar metas futuras o anhedonia (incapacidad para sentir placer al realizar actividades que suelen ser agradables) pueden tratarse con técnicas como entrenamiento en asertividad, asignación gradual de tareas, auto-supervisión conductual, etc. La exploración de creencias distorsionadas o falsas puede también ayudar a combatir la anhedonia y la falta de interacción social que produce.

- Muchos pacientes son reacios a tomar la medicación. Puede que tengas falsas creencias acerca del significado de tomarlas y la psicoterapia puede ayudarte a seguir el tratamiento correctamente.

- Muchas personas con esquizofrenia han tenido múltiples experiencias de fracaso y pérdida, que pueden hacer que tengan creencias negativas sobre sí mismos. La psicoterapia puede ayudarte a mejorar tu autoestima y a alcanzar algunos logros y triunfos que te hagan sentir más competente y capaz.

- A menudo, las personas con esquizofrenia padecen también otros trastornos, como depresión, ansiedad, abuso de sustancias, trastorno de estrés postraumático o fobias específicas. La terapia cognitivo-conductual puede ayudarte a manejar estos problemas.

- La ansiedad social es común en personas esquizofrénicas. Tu psicólogo puede ayudarte a identificar y cuestionar creencias distorsionadas como “Creen que soy idiota”, o “Todo el mundo me está mirando” y desarrollar un método jerárquico para exponerte de manera gradual a las situaciones que te provocan ansiedad para ir superándolas poco a poco.

Como ejemplo, veamos un par de técnicas de la terapia cognitivo-conductual

La terapia cognitivo-conductual ha desarrolla algunas técnicas específicas para las personas con esquizofrenia:

- Preguntas periféricas. Una técnica para combatir los síntomas positivos. Al usar este método, tu psicólogo/a te hará preguntas específicas sobre tus creencias delirantes para entender cómo has llegado a tus conclusiones. Después las irá sometiendo a prueba para ver si pueden sostenerse y propondrá explicaciones alternativas o planteará dudas. Por ejemplo, si crees que eres el autor de un invento extraordinario, te preguntará cómo se te ocurrió la idea, qué pasos diste para crear tu invento, si lo patentaste y cómo, si otras personas te ayudaron, cuánto dinero ganaste con el invento y qué has hecho con ese dinero. Todas estas preguntas te ayudarán a acercarte más a la realidad y a pensar de un modo más lógico. En el futuro, tú podrás hacerte preguntas similares para comprobar si estás pensando de manera realista y combatir otras creencias delirantes.

- Cadena de inferencias. Con esta técnica, se explora el significado de una idea delirante para reducir el malestar que genera.

También te puede interesar: