Autora: Ana Muñoz

La ansiedad social consiste en la aparición de una ansiedad excesiva en situaciones que requieren una interacción con otras personas debido al miedo a quedar mal ante ellos, quedar en ridículo, ser objeto de burla o, en definitiva, no ser capaz de comportarse de la forma que la persona considera socialmente correcta y, por tanto, ser rechazado de algún modo. Aunque resulta duro y las personas con este tipo de ansiedad lo pasan bastante mal, puedes aprender a superarlo poco a poco con trabajo y esfuerzo por tu parte.

En general, la ansiedad se produce cuando suceden dos cosas:

1. Piensas que podría suceder algo muy desagradable en una situación social.
2. Piensas que las consecuencias de que eso suceda serían terribles.

Por ejemplo:

1: "Si expreso mis pensamientos, los demás podrían criticarme".
2. "Sería terrible que me criticaran, no podría soportarlo, si lo hicieran eso demostraría que no soy nada, que soy un inútil...".

Este tipo de pensamientos conducen a sentir una ansiedad que será mayor cuanto más terribles consideres las consecuencias. Por eso, para combatir la ansiedad primero has de observar tus pensamientos y saber qué cosas te dices a ti mismo que te llevan sentirte de ese modo. Después has de analizar esos pensamientos, preguntarte si son realistas, si estás exagerando, si de verdad las consecuencias serían tan terribles, si es verdad que no podrías soportarlo. Después trata de cambiar ese pensamiento por otro que te haga sentir mejor y sea más realista, como: "Es cierto que podrían criticarme si expreso mis pensamientos, pero eso no es necesariamente algo horrible. Es desagradable, pero sus críticas no implican que yo no valga nada, simplemente significa que ellos piensan de otra manera, que no están de acuerdo o tal vez que no he tenido una buena idea, pero eso no significa que no valga nada. Soy una persona y todas las personas son imperfectas y cometen errores; por tanto, yo también puedo cometer errores y algunas veces diré algo tonto o tendré una mala idea, como le sucede a todo el mundo, pero eso no nos vuelve estúpidos pues si así fuera todo el mundo sería estúpido".

Este es el modo de transformar tu pensamiento. Y si cambias tu pensamiento cambiarás tus emociones, pues la ansiedad es el resultado de un patrón de pensamiento "catastrofista". Sobre todo, ten en cuenta las siguientes ideas y trata de hacerlas tuyas:

- Eres un ser humano imperfecto, como todos, y por tanto tienes derecho a equivocarte o meter la pata. Deja de negarte ese derecho.

- Cometer un error o hacer algo tonto no nos convierte en fracasados o tontos. Una cosa es lo que eres y otra lo que haces. Yo puedo hacer algo que sea un fracaso, pero eso no me convierte en un fracaso como persona.

- No es posible agradar a todo el mundo en todo momento. Hagamos lo que hagamos, siempre puede haber alguien que piense mal de nosotros; así que más vale aceptar eso como uno de los aspectos desagradables de la vida.

- Lo que los demás puedan pensar de nosotros o nuestras ideas son sólo sus opiniones, no son hechos ni verdades absolutas. Si alguien piensa que eres mala persona no por eso vas a ser mala persona. Da a las opiniones de los demás sólo su justa importancia, pero no más.

- Proponte soportar la ansiedad, más que dejar de sentirla: "si me pongo nervioso o ansioso puedo soportarlo, al final pasará; aguantaré mientras dure; aunque sea una emoción muy desagradable no me va a matar; si me pongo ansioso, pues me pongo".