Autora: Ana Muñoz

Ser feliz es, probablemente, uno de los mayores deseos de las personas. Por desgracia, en la complicada sociedad en que vivimos, no siempre resulta fácil lograrlo. Sin embargo, según han demostrado los investigadores dedicados a la psicología positiva, las personas pueden aumentar sus niveles de felicidad y su satisfacción con la vida (sin necesidad de que te toque la lotería o suceda un cambio radical en tu vida). Lo que hace falta es un cambio de actitud y pensamiento, algo que todo el mundo puede hacer.

Estas son algunas cosas que puedes hacer para empezar a ser más feliz:

1. No pierdas de vista lo positivo

En tu vida hay cosas buenas y malas. Si tienes una tendencia a centrarte más en lo malo e ignorar lo bueno, serás más infeliz que si haces justo lo contrario. No se trata de cerrar los ojos ante los problemas o desgracias sino de tener presente los aspectos positivos de tu vida y las cosas buenas que hay en ella y en ti.

2. Expresa gratitud

Son ya muchas las investigaciones que muestran que expresar gratitud nos ayuda a sentir más emociones positivas, reducir la depresión, sentirnos mejor con nosotros mismos, mejorar las relaciones y fortalecer el sistema inmunitario. Por tanto, proponte dar las gracias sinceramente a otras personas que hagan algo por ti y siente agradecimiento cada vez que te suceda algo bueno en tu día a día, aunque sea algo pequeño. También puede servirte de gran ayuda escribir en un diario las cosas buenas que te pasan cada día (ya sea encontrar por casualidad en una librería ese libro que buscabas o que tu pareja te prepare tu comida favorita). Las investigaciones muestran que llevar este tipo de diarios te hace sentirte más feliz y más en conexión con los demás al reconocer más conscientemente las cosas buenas que hacen por ti.

3. Mantén relaciones de calidad con otras personas

Aunque conozcas a muchas personas y estés continuamente con gente, si se trata de relaciones superficiales con personas que no significan mucho para ti (ni tú para ellas), puedes tener una sensación de soledad y tristeza. Tener un pequeño grupo de personas que sean importantes para ti, te quieran y te apoyen, es una de las principales claves de la felicidad. Pero las relaciones hay que cuidarlas para que no se acaben deteriorando. Perder el contacto con los buenos amigos u otras personas importantes es una de las cosas que más vas a lamentar con el tiempo. Muchas personas se centran tanto en su vida en pareja que tienden a ir alejándose de sus amigos. En otros casos, están tan dedicados al trabajo y ocupados que nunca encuentran tiempo para pasar un rato con las personas importantes que hay en su vida. Sea cual sea el motivo, al final descubren lo mucho que se ha empobrecido su vida sin ellos. No dejes que esto te pase. Haz todo lo posible por estar en contacto con ellos y, sobre todo, por pasar tiempo juntos (no te limites a enviar algunos mensajes por teléfono o Internet).

Otras cosas que puedes hacer para mejorar la calidad de tus relaciones:

  • Con las personas importantes en tu vida: haced juntos cosas nuevas, compartid experiencias, haced cosas divertidas, hablad mucho y de todo y comparte con ellos lo que pasa en tu vida y cómo te sientes. Es decir, no os limitéis a ver juntos la tele.
  • Alégrate sinceramente (y exprésales esa alegría) cuando les pasan cosas buenas o logran algún éxito. Comparte con ellos su entusiasmo por aquello que les entusiasma.
  • Expresa tu aprecio por ellos. Diles lo que admiras de ellos, lo que te gusta de su forma de ser.
  • Recuerda que la felicidad es contagiosa. Por tanto, pasa tiempo con gente positiva, optimista y que suela estar de buen humor y trata de contagiar también tu buen a humor a los demás.

4. Vive el presente

Cuando una persona se siente deprimida o ansiosa, hay muchas probabilidades de que su mente esté centrándose en algún suceso negativo del pasado o preocupándose por algo malo que podría pasar en el futuro. Por el contrario, cuando te centras en el momento presente, hay muchas más probabilidades de que te sientas bien y en paz.

Para vivir más en el presente, centra toda tu atención en lo que estés haciendo en cada momento. En vez de dedicar una parte de tu atención al presente y el resto a pensar algo del pasado o preocuparte con algo del futuro, dedica el 100 % de tu atención al presente centrándote en cada pequeño detalle de todo lo que haces.

Practicar meditación mindfulness es un buen modo de aprender a vivir más en el presente. Cuando se practica de manera habitual, la meditación hace que disminuya la actividad en áreas cerebrales asociadas con pensamientos negativos, ansiedad y depresión y aumenta la actividad en áreas asociadas con la felicidad, la satisfacción y la paz. También fortalece áreas cerebrales encargadas de manejar las emociones y controlar la atención.

5. Haz actividades que tengan significado

Es decir, no te limites a hacer actividades que solo sirvan para pasar el rato o que se limiten solo a consumir algo que no te aporta apenas nada más una vez que has terminado dicha actividad. Las personas son más felices cuando hacen cosas que son significativas; es decir, cosas que pueden aportarles algo que permanezca después de haber terminado dicha tarea, que les enseñen algo o que aporten algo a otras personas o animales (como el trabajo de voluntario).