Autora: Ana Muñoz

Trastorno por uso de alcohol

El trastorno por uso de alcohol consiste en un patrón de uso de alcohol problemático que da lugar a problemas en el funcionamiento normal de una persona o a un malestar significativo. Se caracteriza por una serie de conductas que incluyen el deseo de alcohol, la tolerancia y el síndrome de abstinencia.

El síndrome de abstinencia consiste en una serie de síntomas que aparecen entre 4 y 12 horas después de un consumo elevado de alcohol. Dado que estos síntomas pueden ser muy intensos y desagradables, la persona sigue tomando alcohol para reducirlos. Algunos de estos síntomas (por ejemplo, los problemas de sueño), pueden persistir, en una intensidad más baja, durante meses y contribuir a la recaída.

El deseo de alcohol consiste en un deseo intenso de consumir alcohol que hace difícil pensar en cualquier otra cosa que no sea el modo de conseguirlo.

La tolerancia es una consecuencia de la adaptación del cuerpo al alcohol. El aumento de la tolerancia significa que, conforme se bebe alcohol de forma repetida, la cantidad de alcohol necesaria para producir el mismo efecto va aumentando.

Síntomas del trastorno por uso de alcohol

Según el DSM-V, el trastorno por uso de alcohol se define como:

Un patrón problemático de uso de alcohol que da lugar a un deterioro o malestar clínicamente significativo que ocurre dentro de un periodo de 12 meses y se manifiesta por, al menos, dos de lo siguiente:

1. Se toma alcohol en grandes cantidades durante un periodo de tiempo más largo del pretendido.

2. Existe un fuerte deseo o intento infructuoso de reducir el uso de alcohol o controlarlo.

3. Se dedica una gran cantidad de tiempo a realizar actividades encaminadas a conseguir alcohol, usarlo o recuperarse de sus efectos.

4. Se produce un fuerte deseo de tomar alcohol.

5. El uso recurrente de alcohol da lugar a un fracaso a la hora de satisfacer obligaciones importantes en el trabajo, estudios o casa.

6. Se sigue usando el alcohol a pesar de tener problemas sociales o interpersonales recurrentes causados o exacerbados por el uso de alcohol.

7. Se reducen o dejan de realizarse determinadas actividades sociales, laborales o de ocio debido al uso de alcohol.

8. Uso recurrente de alcohol en situaciones en las que es físicamente peligroso.

9. Se sigue tomando alcohol a pesar de saber que se tiene un problema físico o psicológico recurrente o persistente probablemente causado o exacerbado por el alcohol.

10. Tolerancia, definida por cualquiera de los siguientes puntos:

  • Se necesitan cantidades más grandes de alcohol para conseguir la intoxicación o el efecto deseado.
  • El efecto del alcohol ha disminuido bastante tomando las mismas cantidades.

11. Síndrome de abstinencia, que se manifiesta por cualquiera de los siguientes puntos: